La Roca Mineral comestible y sus efectos en la salud

Roca

En el mundo existen muchos tipos de roca minerales pero, comestible?… sólo una, usada para la conservación de alimentos, en la antigüedad fue una moneda  que dio origen a la palabra «salario», pero también tiene la peculiaridad de ser comestible.

Esta roca es nada más ni nada menos que el sodio o la sal de mesa que puede ser extraída del mar o la montaña.

Utilizada durante muchos años para condimentar las comidas, proporcionándole sabor salado a los alimento, pero cuidado con esto, debido a que los efectos que la sal puede causar en el organismo por un consumo excesivo pueden ser fatales.

Debemos tener claro que la mayoría de los alimentos que consumimos a diario tienen una cantidad de sodio, al ingerirlo debemos estar pendiente a su concentración, muchas veces en la preparación de los alimentos incrementamos la cantidad de sal al condimentar; en otro orden verificar la etiqueta los alimentos enlatados, salchichas y embutidos ya que son algunos de los que más sodio contienen. Te puede interesar: CONOCE LOS ALIMENTOS QUE CONTIENEN MÁS SAL.

Es importante que conozcas cuál es la cantidad de sodio que necesitas ingerir diariamente. » En muchos casos, el consumo supera con creces lo recomendado en la actualidad por la Organización Mundial de la Salud (OMS): menos de 5 gramos de sodio. 

Un consumo excesivo de sodio puede llevar a padecer enfermedades tales como la hipertensión arterial factor de riesgo para enfermedades cardíacas como el infarto agudo al miocardio y accidentes cerebrovasculares los cuales son la causa principal de muerte en  países desarrollados, así como también enfermedades renales. Sin embargo éstas patologías no se manifiestan de manera inmediata sino que irán progresando lentamente.

El exceso de SODIO en sangre se conoce como hipernatremia.

Puedes evitar estas enfermedades consumiendo menos sal, evitando el sedentarismo, realizándote chequeos médicos rutinarios y prestando atención a la etiqueta de los alimentos que consumes diariamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *